El Desarrollo de la Apicultura en el Ecuador

He seguido con atención las discusiones entre los apicultores y los técnicos del MAGAP Y HCCPP. Vs. Apicultores de la INDIA.” El Tema el Desarrollo de la Apicultura del Ecuador”.

La pregunta.

¿Por qué no se ha desarrollado la apicultura en el Ecuador?.

Por el egoísmo y la mediocridad de los mismos apicultores.

¿Cuántos apicultores del país viven exclusivamente de la apicultura? No llegan ni a un 10%, algunitos solo se acuerdan de las abejas, cuando hay miel y solamente para robarles y dejarles, sin ninguna reserva para su subsistencia, “estoy diciendo subsistencia”, luego ni siquiera las alimentan.

Recién cuando comienza la floración, se los ve apurados multiplicando sus enjambres, que no alcanzan a reunir una libra de miel de abeja, en el campo solo se cuentan cajas, con enjambres minúsculos, condiciones propicias para el desarrollo de enfermedades y otros patógenos de toda clase.

Hay apicultores que han asistido a cuantos cursos, ha cuantos eventos, saben de las bondades extraordinarias de los productos de la colmena, sin embargo siguen solo produciendo miel, ni se han enterado que la industria nacional, los apiterapeutas, los médicos, el público en general, las personas cansadas de recibir tratamientos con fármacos, buscan afanosamente los productos de la colmena.

Es decir nos morimos junto a la fuente.

El mundo es deficitario en productos de la colmena, solo en el Ecuador es más rentable producir miel de abeja, sobrepasamos ya el umbral del 60% de miel adulterada.

Ha llegado el colmo, que si se haría una campaña para combatir esto, solo se aumentaría el consumo de miel adulterada. ¿Hasta cuándo estimados apicultores?.

Se puede vivir perfectamente de la apicultura y se puede vivir muy bien, ¡ojo!,  no estoy hablando todavía de dar valor agregado a los productos de la colmena, estoy hablando solo de producir materia prima.

¿Por qué seguir hablando solo de miel de abeja?, si el mercado necesita una cantidad impresionante de propóleos, jalea real, apitoxina, larvas, pan de abejas.

Los llamados a desarrollar la apicultura del Ecuador, son Ustedes estimados apicultores, cada uno en su cuartel, cada uno en su apiario, no se oponga a lo que hace su vecino, fabríquese su propia corona de laureles, no espere que nadie se la ponga.

Estimados apicultores, lo que Ustedes no ven, ven otros,  las ventajas que tiene nuestro país, tenemos que hablar de la inversión nuestra en apicultura, de nuestro bienestar, de la inversión mía y la suya, no hay personas compasivas que nos quieran dar la mano a cambio de nada.

Defienda la comida de Usted y sus hijos, pero no solo con palabras, sino  en los hechos.

Si estos señores (me refiero a un grupo de hindúes) son tan generosos y quieren comenzar en la apicultura que lo hagan, pero eso si en condiciones muy claras:

Nada de importar material apícola, que lo compren a Ustedes.

Que no se importe material genético. Nuestras abejas están adaptadas a nuestro clima y siempre van a ser más productivas que las importadas (el mejoramiento le compete a personas especializadas, no al deseo de observar cómo se comporta una reina importada), alguien tiene que responder por el ingreso de enfermedades que no hay en nuestro país.

Si quieren abejas que las compren a Ustedes.

Que los créditos sean dirigidos, no para los vivos que quieren solucionar su problema económico de momento.

Que se utilice productos fabricados con los mismos productos de la colmena, para los controles sanitarios, no más contaminación y trazabilidad de la miel.

Que se combata frontalmente la adulteración de la miel de abeja en el Ecuador, no en la teoría, sino en la práctica.

Que se coordine con los Ministerios que tengan que ver, con la reforestación y forestación.

Que se promocione con las autoridades del estado una cultura del consumo de los productos de la colmena, en los centros de atención primaria de Salud, como hace David Yaulema de Riobamba, ¿Quién le ha dado un centavo a él para esta actividad). Tengan iniciativas propias.

En cuanto a la comercialización, producto que no se muestra no se vende. No hay nada concreto respecto a esto, peor aún para vender fuera del país.

La alimentación artificial de las abejas, ha demostrado en el mundo, sus gravísimos efectos secundarios.

Que se conforme una organización fuerte del gremio, no solo a nivel local, sino nacional, las que hubieron sucumbieron gracias al egoísmo de los propios apicultores.

No hay una conciencia sobre la calidad de los productos de la colmena, lo poco que se produce de propóleos, polen es de bajísima calidad, es un riesgo aventurarse a dar valor agregado,  la jalea real se produce, hasta cuando termina la curiosidad del apicultor, no hay producción de pan de abejas, peor aún de apitoxina, es hora de hablar y aplicar las Buenas Prácticas de Manejo en la Apicultura. La mayor parte de la miel de abeja viene todavía en tarros de pintura.

Por nuestra parte, hemos caminado solos, no vamos tan lejos, pero podemos colaborar porque estamos acabando de montar un Laboratorio para análisis de nuestros productos, porque estamos cansados de comprar miel, sin saber si es buena o adulterada, queremos terminar con esta plaga.

Nuestro Laboratorio La Melífera esta en la capacidad de determinar, mediante análisis la composición química de todos los productos de la colmena, vitaminas, minerales, etc., hemos comenzado ya a trabajar en esto, actualmente nos encontramos realizado el contenido de melitina,  fosfolipasa A, apamina en nuestros productos fabricados con apitoxina.

José Cabrera