MIEL

Solapas principales

¿QUE ES LA MIEL DE ABEJAS?

Una sustancia azucarada producida por las abejas obreras, a partir del néctar de las flores o las secreciones azucaradas de otras partes vivas de las plantas, que éstas recogen, transforman, transportan y almacenan en panales de la colmena.

La miel es una solución altamente concentrada de glucosa y fructosa, más un pequeño porcentaje de otros azúcares: sacarosa, maltosa, trisacáridos y compuestos menores (minerales, ácidos orgánicos, proteínas, aminoácidos, aminas, inhibinas, vitaminas, pigmentos, polen, etc.).

COMPOSICIÓN QUÍMICA
COMPONENTES
PORCENTAJE
Agua
17 - 22
Fructuosa
38,20
Glucosa
31,28
Sacarosa
1,31
Maltosa y otros disacáridos
7,31
A. Totales Calculados como a. Glucónico
0,57
Proteínas
0,26
Minerales
0,17
Componentes menores
2,21
Ph
3,5 -4,50
Densidad
1,40

En su composición entran azúcares simples (glucosa y fructosa), que no necesitan ser transformados para incorporarlos al torrente sanguíneo.  Estos carbohidratos tienen un alto valor energético (330 calorías), demoran sólo 15 minutos en ser asimilados por el organismo.

La miel ejerce una importante acción dinamógena, un ligero efecto aperitivo, facilita la digestión y la asimilación de otros alimentos, tiene propiedades como laxante, sedante, antitóxica, antiséptica, antianémica, febrífuga y emoliente.

Por lo que se recomienda su consumo en la dieta de ancianos, deportistas, niños y personas con intensa actividad física.

La presencia de minerales como el hierro favorece la formación de hemoglobina; además del cobalto y manganeso que al unirse al hierro aumentan la hemoglobina en sangre.

Ello ha sido demostrado al realizar estudios de la miel sobre la anemia; evidenciándose que esta, además, contribuye a un aumento considerable del peso y la fuerza muscular

La miel ejerce gran influencia en la absorción de calcio, además de retener ligeramente el magnesio.

La actividad anti-microbiana de la miel tiene dos orígenes:

  • La misma abeja, que es capaz de producir el agua oxigenada, un potente antiséptico.
  • La fuente floral, donde la actividad antiséptica esta atribuida a toda una serie de compuestos químicos.

La acción antibacteriana de la miel puede estar determinada por cuatro factores:

  • El Efecto osmótico de la miel: Es hipertónico, puede explicar en parte sus características antisépticas. Este efecto proviene de los azúcares simples (la glucosa y la fructuosa) que interaccionan fuertemente con las moléculas de agua contenidas en las bacterias.
  • Las condiciones de hiper tonicidad: Son de hecho las responsables de la lisis de la membrana bacteriana, produciendo primero la inhibición del crecimiento y en consecuencia la muerte del agente bacteriano.
  • La acidez – El pH de la miel: Explican las características antisépticas. El efecto de la acidez es principalmente debido a la presencia del sistema glucono-lactona / ácido glucónico que resulta de la actividad enzimática presente en el néctar.

Este sistema contribuye a la actividad antibacteriana de la miel contra: Corynebacterium diphteriae, Bacillus cereus, Escherichia coli, Salmonella, Pseudomonas aeruginosa, Streptococcus pyogenes.

  • El peroxido de hidrógeno o agua oxigenada (H2O2), también conocida de inhibina. El peróxido de hidrógeno es extremadamente agresivo contra las bacterias. Su presencia es atribuible al sistema Glucosa oxidasa – Catalasa.

La glucosa oxidasa actúa de manera específica sobre la glucosa en presencia de oxígeno, con la producción de agua oxigenada. Y ésta, a su vez, enseguida  será descompuesta por la catalasa en oxígeno y agua.

Los factores “no-peroxídicos” (la pinocembrina de la miel, el ácido siríngico, el ácido 2- hidroxifenil-propiónico, el 1,4-dihidroxibenzeno, los componentes volátiles) son también activos contra las bacterias. La flor puede también transmitir a la miel toda una gama de flavonoides y de ácidos fenólicos activos, reconocidos por sus propiedades antibacterianas.

Los valores nutritivos, medicinales y biológicos de la miel de abejas, han sido probados por rigurosos estudios científicos.

VALOR NUTRICIONAL Y TERAPÉUTICO:

La miel puede considerarse como alimento y medicina, como alimento contiene energía y como medicamento contiene principios activos con efecto medicinal. Aunque sus efectos como medicina, son menores, se alcanza el mismo objetivo si se ingiere durante un período prolongado. Por está razón, desde tiempos inmemoriales, no se ha considerado a la miel solo como una sustancia nutritiva, sino también como un medio profiláctico y curativo (Paulina Potschinkova).

La miel contiene flavonoides en cantidades muy pequeñas, alrededor del 0.1%, pero con una gran actividad biológica. A pesar de su poca cantidad, los flavonoides de la miel, son sustancias farmacológicas muy activas, ellos determinan las propiedades antiinflamatorias de la miel, por su actividad de fortalecer los vasos capilares. Esto ayuda a disminuir las reacciones inflamatorias de los tejidos orgánicos (W. Sofiysky).

En el año 1964, los médicos de Sovietica T. Vinogradova y G. Záicev, revelaron la presencia de acetilcolina en la miel, la sustancia, que disminuye la presión alta de la sangre. Este descubrimiento explica la capacidad de la miel para aliviar las enfermedades del corazón y la arterioesclerosis.

En el año 1978, S. Mladénov, realizando ensayos clínicos y analizando los resultados de las pruebas de sangre, constato que el consumo cotidiano de de miel durante 20 días, producen los siguientes cambios en el organismo humano.

  • Disminución de un 20% del nivel de colesterol, ayudando en la curación de la esclerosis.
  • Aumenta en un 7% la actividad fagocita de los leucocitos (células del sistema inmunológico) alzando las defensas del organismo.
  • Aumenta en un 20% la cantidad de eritrocitos y trombocitos (glóbulos rojos), mejorando la provisión de oxígeno en las células de los tejidos orgánicos y ayudando a cortar más rápido las hemorragias.

La miel muestra una gran acción bioestimuladora, acelerando los procesos de cicatrización, en la curación de heridas inflamadas y ulceras. En general la miel posee las siguientes propiedades: antiséptica, antimicoticas, antialérgicas, bioestimulantes, cicatrizantes y conservantes.

La miel de abeja puede ser consumida por el 99% de las personas sin ningún problema.

  • Se usa en casos de astenia (estados de fatiga física, psíquica o intelectual), de anorexia o falta de apetito, de problemas digestivos y en casos de ulceras gástrica.
  • La miel gracias a las cualidades benéficas, representa el mayor producto dietético, para las personas enfermas, los ancianos y los niños. Además, es ideal para las personas, que se dedican al trabajo físico e intelectual.

ACTIVIDAD ANTIBACTERIANA

Hemos sabido durante milenios que la miel es buena para la salud, pero no hemos sabido cómo funciona, dijo Gerald Weissmann, MD, redactor en jefe de la revista FASEB Journal. Las abejas producen una proteína que añaden a la miel, llamada defensina-1. Ahora que conocemos el ingrediente antibacteriano potente de la miel, podemos hacer aún más eficaz su uso contra las infecciones bacterianas.

Se cuentan ya con las bases moleculares de la actividad antibacteriana de la miel, lo que contribuye a la aplicabilidad de la miel en la medicina. La miel o los componentes derivados de la miel podrían ser de gran valor para la prevención y el tratamiento de infecciones causadas por bacterias resistentes a los antibióticos. Tras el análisis, los científicos concluyeron que la gran mayoría de propiedades antibacterianas de la miel vienen de esa proteína defensina-1. Esta información también arroja luz sobre el funcionamiento interno del sistema inmunológico de la abeja, que puede ayudar a los criadores para crear ambientes más saludables y más adecuados para las abejas.

 Bibliografía.

  • Dr. Stefan Stangaciu: Presidente de la Sociedad de Apiterapia de Alemania.
  • Dr. Moisés Asís: Apiterapia 101 para Todos.
  • Dra. Paulina Postschinkova: Apiterapia. La Fuerza Curativa de la Miel.
  • N. P. Ioirish: Propiedades Curativas de la Miel y del Veneno de las Abejas
Taxonomia: 
Diseño y Desarrollo CONLINUX.NET