Apitoxina

¿QUE ES LA APITOXINA?

Es el veneno de las abejas, las dos palabras, apitoxina y veneno de abejas son sinónimos. La apitoxina es un excelente medicamento natural, el veneno en estado líquido, recién extraído, es un líquido claro, casi incoloro, aromático de reacción ácida. Posee un aroma específico y fuerte, el sabor es amargo, tiene un peso específico de 1.1313 y un pH ácido de 5.5.

El veneno de las abejas, también conocido como apitoxina: proviene de dos raíces, del latín apis, abeja y del griego toxikón, es un producto segregado por dos pares de glándulas de las obreras, una de naturaleza ácida y otra alcalina, el aguijón de la abeja consta de un largo estilete, de 2 mm de largo, puntiagudo y 0.1 ml de diámetro, en el estilete existen varios dientes de 0.03 ml de longitud; estos son los que retienen el aguijón en la piel, causando la pérdida cuando la abeja lo ha introducido, pagando luego ella con su vida.

Cuando el aguijón es introducido en la piel, la abeja inyecta 0.3 mg de veneno líquido aproximadamente por cada aguijoneada, en cambio cuando lo cosechamos en trampas especiales, una parte se solidifica (0.1 mg) y las dos terceras partes de agua, se evaporan (0.2 mg).

El término apitoxina es el nombre técnico, comúnmente llamado “veneno de abejas” por los apicultores, que debe ser utilizado en dosis mínimas, por profesionales de la medicina con fines terapéuticos, una sola aplicación podrían desarrollar un shock anafiláctico, que puede poner en riesgo la vida del paciente, para esto el profesional tratante debe estar capacitado para enfrentar este tipo problemas, el uso práctico de la apitoxina y las investigaciones realizadas han demostrado beneficios extraordinarios en la salud de las persona.

El veneno de abejas debe ser utilizado en apiterapia para el tratamiento de pacientes, diagnosticados y derivados por médicos especialistas, especialmente en enfermedades del sistema inmune y autoinmune.

ENFERMEDADES DEL SISTEMA AUTOINMUNE

Artritis reumatoide, Esclerosis Lateral Amiotrófica, Escleroderma, Pénfigo, Psoriasis, Lupus Erimatoso Discoide y Sistémico, Síndrome de Sjögren, Esclerosis Múltiple, Polimiositis, Dermatomiositis, Policondritis, Vasculitis, Poliarteritis, Polimialgia, Síndrome de Reiter, Síndrome de Behcet, Espondilitis Anquilosante, Diabetes Mellitus, Síndrome de Guillain-Barré, Enfermedad de Crohn, Colitis Ulcerosas, Vitiligo, etc.

ENFERMEDADES DEL SISTEMA INMUNE

Hernias Discales, Espondilosis Cervical, Lumbalgias, Hemorroides, Esguinces de Tobillo, Espolones del Talón, Sinusitis, Bursitis del Talón de Aquiles, Incontinencia Urinaria, Tendinitis Poplítea, Tendinitis Aquileana, Codo del Tenista, Artrosis, Tendinitis del Manguito Rotador, Hombro Congelado, Diverticulosis, Tinitus, Síndrome del Túnel Carpiano, Síndrome de las Piernas Inquietas, Queloides, Quistes Mamarios y Ováricos, etc.

Según investigaciones realizadas los apicultores son los más beneficiados de las bondades de la apitoxina, su contacto permanentemente con las abejas, hacen que tengan menor riesgo de padecer enfermedades como: la artritis, artrosis, asma bronquial, soriasis y cáncer. El consumo de los productos de la colmena y las picaduras de las abejas hacen que los apicultores tengan un promedio de vida por encima de la media de la población, una vida más sana y saludable en general.

LA APITOXINA EN LA APITERAPIA

La utilización solo de la apitoxina en los tratamientos de apiterapia, no da los resultados esperados, es necesario utilizar todos los productos de la colmena como la miel, el polen, el propóleo, el pan de abejas, la jalea real, la cera e incluso las larvas. La razón es que en estos productos, encontramos un porcentaje altísimo de principios activos biodisponibles y alimenticios que el organismo humano necesita:

  • 50 a 60% de Hidratos de Carbono,
  • 10 a 15% de proteínas,
  • 20 a 30% de lípidos y grasas,
  • Además de vitaminas y minerales.

En la miel de abeja encontramos el 70% de glucosa y fructuosa, energía lista para el organismo, las proteínas las encontramos en el polen, la jalea real y especialmente en el pan de abejas, muy por encima de esos porcentajes, así como también un alto porcentaje de ácidos grasos insaturados; todas las vitaminas y los minerales necesarios para el buen funcionamiento del organismo, todos estos elementos constituyen la mejor barrera y defensa de nuestro organismo.

COMPOSICIÓN QUÍMICA

La apitoxina o veneno de abejas que producen las obreras, es extremadamente complejo, tiene tres características: una inflamatoria, otra convulsionante y una tercera paralizadora, según el Profesor Ernesto Uturbey es una mezcla de 5 sustancias enzimáticas, 11polipétidos, 3 componentes no-péptidos de bajo peso molecular y otros componentes en número de 3 a 10 ó más.




Compuesto
Fracciones
% de peso
Enzimas
Fosfolipasa A2
10 - 12 - 10
Fosfolipasa B0
 
Lisofosfolipasa
1
Hialuronidasa
1.0 – 2.0
Fosfomonoesterasa
1
alfa – D - Glucoxidasa
0.6
Polipéptidos
Melitina
40 - 50
Melitina F
0.01
Apamina
2.0- 3.0
Péptido 401 (MCDP
2.0 – 3.0
Adolapin
1
Secapin
0.5
Tertiapin
0.1
Cardiopep
0.7
Minimina
2
Inhibidor de proteasa
0.01 – 0.8
Procamina A y B
1.4
Componentes no Péptidos de bajo peso molecular
Histamina
0.7 – 1.5
Dopamina
0.13 – 1.0
Nodrenalina
0.1 – 0.7
Otros componentes
5 hidroxitriptamina
0,0005
Acido vanilmandelico
0,0005
Isoamvlacetato
0,0005

ACCION FISIOLOGICA DE LAS FRACCIONES

ENZIMAS

Fosfolipasa A2 (lecitinasa A): Actúa sobre la bicapa fosfolipídica de las membranas celulares, transforma los ácidos grasos no saturados de lecitina en lisolecitina y en ácidos grasos de cadena larga (productos membrana activos, es decir que atacan a la membrana celular). Evita la coagulación de la sangre e induce la liberación de prostaglandinas. Produce hemólisis indirecta (factor lítico indirecto), inhibe el transporte electrónico y la fosforilación oxidativa y posee antigenicidad, tiene especial afinidad por las membranas de células tumorales y sobre los lípidos que integran los vírus (acción antiviral).

Según Nestor Uturbey la fosfolipasa A2 y la melitina actúan sinergicamente, con lo que aumenta su potencial destructivo de células atípicas. Además la acción de la fosfolipasa A2 está en relación directa con la cantidad de melitina presente en el medio. Los dos compuestos suman más del 60% de la composición de la apitoxina

Fosfolipasa B o Lisofosfolipasa: El sustrato que ella ataca o sobre el que actúa es la Lisolecitina. Se ha demostrado que una concentración excesiva de Lisolecitina inhibe la acción de la Fosfolipasa A2. Pero como la cantidad de Lisolecitina presente en el medio se ve disminuida por la acción de la Foslipasa B2, el proceso de destrucción celular continúa. En este sentido la Foslipasa B2 regula la acción de la acción de la Lisolecitina, por ende la Foslipasa A2 y por extensión la Melitina actúan sobre las células atípicas, permitiendo que el ataque a sus membranas sea duradero y efectivo. El ataque de la Lisolecitina a la membrana genera Glicerofosfocolina y ácidos grasos de cadena larga, los que se suman al ataque de la membrana celular.

La Fosfolipasa B2 al actuar en conjunto con Fosfolipasa A2, la Melitina y  Lisolecitina, contribuyen a la acción antitumoral de la apitoxina

La Lisofosfolipasa aumenta las funciones de los anticuerpos.

Hialuronidadasa: Esta enzima cataliza la hidrólisis del ácido hialurónico que es el “cemento” que une los tejidos y células del organismo (factor de dispersión), facilitando la penetración del veneno y demás fracciones del mismo. La hialuronidasa reblandece los tejidos de las cicatrices (acción antifibrosas), propiedad utilizada con fines terapéuticos y estéticos.

Fosfomonoesterasa ácida: Se conoce también como fosfatasa ácida, sus niveles se incrementan cuando hay muerte celular, es la parte alérgena del veneno de las abejas, conjuntamente con la fosfolipasa y la hialuronidasa.

alfa - D – Glucoxidasa: Todavía no se han determinado sus acciones farmacológicas, se comenta que esta enzima está asociada con el complejo enzimático que las abejas utilizan para transformar el néctar de las flores en miel.

PÉPTIDOS

Melittina: Polipétido de acción hemolítica (factor lítico directo) a nivel de las células, actúa en las mitocondrias, glóbulos blancos, células obesas, lisosomas, disuelve los eritrocitos, produce la contracción de la musculatura lisa, estimula la actividad de la hipófisis y glándulas suprarrenales que segregan cortisona con efecto antiinflamatorio. En dosis grandes tiene un efecto destructivo e inflamatorio, pero en dosis pequeñas, aumenta la resistencia de las membranas de las células ejerciendo una gran propiedad terapéutica.

  • Casi la mitad de su peso seco, está constituido por la fracción Melitina 40 – 50%.

  • La dosis letal media de (LD50) es de 4 mg/kg, inyectados vía subcutánea en ratoncitos.

  • Tiene una gran afinidad por las membranas, las desregula y las rompe, habriendo camino para acción de

  • La Melitina actúa sinérgicamente con Fosfolipasa A2 en las estructuras fosfolipídicas.

  • La acción de la Fosfolipasa A2 está en relación directa con la cantidad de Melitina presente en el medio.

  • El ataque a las membranas de las células atípicas, por la Melitina y  la Foslipasa A2, producto de la acción sinérgica de las dos sustancias, da como resultado Lisolecitina y ácidos grasos, que a su vez son regulados por la Fosfolipasa B2 y que continúan atacando la bicapa de las membranas celulares ricas en alquil-glicerolípidos. Es probable que el resultado de estas reacciones, sea la causa de un bajísimo porcentaje de cáncer entre los apicultores.

  • Cuando una abeja pica, inyecta unos 10- 12 n/mol de Melitina, cantidad insuficiente para causar problemas. En cambio cuando pican, numerosas abejas, puede provocar micro o macro hemorragias en tejidos y órganos internos, además de otros efectos indeseables.

  • En veneno entero, la Melitina ejerce acción vasomotora y moderada acción antibacteriana y antifúngica.

  • Omarov, sugiere el uso de Melitina del veneno entero para intensificar la actividad fibrinolítica de la sangre, para eliminar estados pretrombóticos y tratar enfermos con ateroesclerosis y trombosis.

Melitina F (Promelitina): Es el producto del veneno de las obreras, que recién nacen y que con el pasar de los días, esta fracción va madurando y convirtiéndose en Melitina

Apamina: Estimula la secreción de la heparina y produce neurotoxicidad sistémica, en dosis pequeñas tiene una acción analgésica, actúa excitando el sistema nervioso central y en dosis grande produce intoxicaciones, espasmos y la muerte.La apamina puede causar  hiperexcitación en los nervios cerebrales, puede causar convulsiones y parálisis respiratoria, pero también puede conducir a mejorar el aprendizaje y la memoria.

  • La apamina participa con el 2-3% del peso seco del veneno de abejas.
  • Es una fracción neurotóxica de acción central y periférica, cuando pica una sola abeja, inyecta solo unos cuantos n/mol y su acción pasa desapercibida, solo se evidencia su acción neurotóxica, cuando pican 100 o más abejas.

MCD-Péptido 401(péptido degranulador de mastocitos): Su acción es antiinflamatoria, superando todos los preparados conocidos, es 100 veces más activo que la hidrocortisona, tiene estructura similar a la apamina, daña los mastocitos, libera la histamina e incrementa la permeabilidad capilar.

  • Integra el 2 – 3% del veneno seco de abejas.
  • Es la fracción del veneno más importante, no sólo desde el punto de vista de su acción farmacológica, sino también por la historia y los esfuerzos por encontrar explicaciones definitivas a su actividad.
  • Mientras Habermann en Alemania, lo llamó MCDP, Vernon en Inglaterra, le dio el nombre de Péptido 401: mientras Habermann demostraba que esta fracción degranulaba las células dérmicas mast con liberación de Hístamina, de acción inflamatoria. Vernon, comprobaba que el Péptido 401 posee una potente acción antiinflamatoria.
  • Resulta difícil comprender cómo una misma fracción puede tener acciones farmacológicas opuestas.
  • Liberada por el Péptido 401 de las células mast, tiene acción inflamatoria.
  • El contacto del péptido con las células mast, activa la movilización del calcio intracelular y estimula el acercamiento de los gránulos que contienen Histamina hacia la membrana celular.
  • En un primer instante el Péptido 401 genera liberación de Histamina de las células mast, esta acción pronto es neutralizada y reemplazada por una acción antiinflamatoria debida principalmente a la liberación de Heparina de las células mast, que bloquea la posible acción tóxica del péptido y a la inhibición de la ciclooxigenasa y de la síntesis de prostaglandinas.
  • Se ha demostrado que el Péptido 401 posee acciones adicionales, tales como la de disminuir la tensión arterial y la de incrementar la permeabilidad de los vasos (Habermann, E., 1972).

Adolapina: Fue descubierta por los científicos bulgaros, su nombre proviene del latino antidolor y apis = abeja, tiene una acción calmante del dolor 80 veces mayor que la morfina y el opio. Acciona como antiinflamatoria y anestésico.

  • Posee un poderoso efecto analgésico, 70 veces más potente que la indometacina.
  • Los autores sostienen que las acciones antiinflamatoria y analgésica del Adolapina se deben a que es un inhibidor natural de la síntesis de las prostaglandínas.

Secapina: Representa sólo el 0,5% del veneno seco de abejas, 80 mg/kg inyectados en ratón sólo provocaban síntomas leves.

  • Acción calmante, baja la temperatura corporal
  • No se conocen por lo tanto acciones fisiológicas ni farmacológicas de esta fracción en humanos.

Tertiapina: Representa sólo el 0,1% de su peso seco.

  • Su estructura química incluye dos puentes disulfúricos, similares a y el Péptido 401. Como este último, pero su acción es muy inferior a la del Péptido 401.
  • Ovchinilíov y colab., 1980, le atribuyeron una acción presináptica, pero a elevadas concentraciones.
  • Se menciona además que la acción de la tertiapina recuerda los efectos de las prostaglandínas bajo condiciones idénticas.

Cardiopep (Péptido cardioactivo): Algunos resultados aseguran que restaura el ritmo cardíaco en arritmias cardíacas sin cambios significativos en la presión arterial, presión venosa central o actividad cortical. Esta propiedad cardioestimulante no está completamente corroborada.

  • Numerosos autores asignan al veneno entero de abejas, a fracción Cardiopep con acciones b-adrenérgica y antiarrítmica marcadas.
  • El Cardiopep, tiene una LD50, 15 mg/kg inyectados en ratón s.c., lo señalan como poco tóxico, en comparación con la fracción Melitina o el veneno entero de abejas.

Minimina: Contiene entre 48-52 aminoácidos.

  • En trabajos deinvestigación, se inyecto Minimina a larvas de la mosca Drosophyla melanogaster y observaron que retardaba el crecimiento larval pero sin evitar la metamorfosis, de modo que las moscas que nacían se desarrollaban como miniaturas, alcanzando sólo un cuarto de su tamaño normal.
  • No se encontrado acciones farmacológicas de esta fracción del veneno de abejas en humanos.

Inhibidor de proteasa: El grupo de Shkenderov reportó en 1973 la existen­cia de esta fracción, asociándola con su habilidad para inhibir la actividad de la tripsina.

  • Bloquea la actividad enzimática de las victimas. No se han determinado acciones farmacológicas del veneno de abejas en humanos.

Procaminas A y B: Son péptidos singulares cuyo carbono Terminal está asociado a la histamina

  • Se cree que estas fracciones están relacionadas con la propiedad radioprotectora del veneno de abejas

COMPONENTES NO PÉPTIDOS DE BAJO PESO MOLECULAR

Histamina: Inducen dolor y producen dilatación e incremento de la permeabilidad de los vasos sanguíneos, lo que facilita la penetración de las toxinas en el tejido; por esto pueden considerarse «factor de extensión». Contribuye a la penetración del veneno igualmente que la fosfolipasa A2 y la hialuronidasa.

Comprende entre el 0,7 y el 1,5 % del veneno de abejas.

  • Puede causar dolor, pero la cantidad, que una abeja obrera puede inyectar en una picadura es de 6 nmol-, es muy pequeña.
  • Disminuye la presión, contracción de tracto intestinal, acción catalizadora de secreción de ácido gástrico.

Dopamina: Posee una acción directa sobre el sistema circulatorio y sistema nervioso central de los insectos víctimas de las abejas, desregulándolos dramáticamen­te.

  • No se conoce ninguna acción en humanos.

Noradrenalina: Tiene acción sobre el sistema nervioso central de los insectos victimas de las abejas.

  • No se conoce ninguna acción de esta fracción del ve­neno de abejas en humanos.

OTROS COMPONENTES

Hidroxitriptamina

Fue reportado por en extractos de aparatos venenosos de Apis mellifera, solo se encuentran trazas de esta fracción.

  • Se dice que es uno de los responsables del dolor quemante que produce la picadura de las abejas.

Ácido Vanilmandélico

  • Reportado por Shepherd como integrante del veneno de abejas.
  • Esta fracción sería una de las que imprimen el olor frutal (bananas) al veneno de abejas.
  • No se conoce la acción de esta fracción del veneno de abejas en humanos.

Isoamylacetato: Fracción volátil descubierta y experimentada por Boch Y colaboradores en 1962.

  • Estudios posteriores revelaron que las abejas utilizan esta fracción como una señal de alerta y peligro, lo que desencadena el ataque de varias de ellas o un ataque masivo, según  la cantidad emitida.
  • Se clasifica dentro del grupo de las hormonas y debido a las funciones que se desempeña se la conoce con el nombre de “feromona de ataque”.
  • Se han mencionado más de 10 componentes volátiles, pero todavía no han sido caracterizados.
  • Algunos investigadores incluyen: glucosa, fructuosa, ácido aminobutírico y ácido b-aminoisobutírico.

PROPIEDADES TERAPEUTICAS DEL VENENO DE ABEJAS

Las propiedades terapéuticas del veneno de abejas, son el resultado de la suma de propiedades de las fracciones que la componen, de la interacción de todas y cada una de ellas, y del equilibrio biomolecular que existe entre sus componentes.

La apitoxina posee, según los estudios realizados, varias acciones terapéuticas:

  1. Antiinflamatoria
  2. Analgésica
  3. Antiarritmica
  4. Cardiotónica
  5. Vasomotora
  6. Hipotensora
  7. Fibrinolítica
  8. Antiagregante plaquetario
  9. Erítropoyética
  10. Inmunoactivante
  11. Radíoprotectora
  12. Antibiótica
  13. Antiviral
  14. Antitumoral

1. Antiinflamatoria

  • La fracción Péptido 401 del veneno de abejas ejerce una potente acción antiinflamatoria, igual que la fracción Adolapín, al inhibir la acción de la ciclooxigenasa y la biosíntesis de las prostaglandinas generadoras de inflamación.
  • Posee tam­bién acción antiinflamatoria, inhibe la acción de la serotonina (5-Hidroxitriptarnina) y produce una reducción en los niveles de seromucoídes y haptoglobina, muy aumenta­dos en los procesos inflamatorios agudos.
  • Estimulan la hipófisis y las glándulas suprarrenales elevando los niveles de cortisol endógeno, con potente y duradera acción antiinflamatoria, efectos obtenidos en humanos y animales.

2. Analgésica

  • La fracción Adolapina, tiene una potente acción analgésica, inhibe la acción de la enzima ciclooxigenasa y la síntesis de prostaglandinas, derivadas de la síntesis de bradiquínína, productora del dolor asociado a las inflamaciones.
  • También, estimula la liberación de endorfinas, potentes analgésicos endógenos.

3. Antiarrítmica

  • Esta propiedad se debe a la fracción denominada Cardiopep, experimentada en perros y monos, demostrado que posee una acción antiarrítmica marcada de más duración que el isoproterenol.
  • El investigador ruso l.F. Kononenko (1987), dice que ejerce una positiva en el sistema cardiovascular, disminuyendo los paroxismos hipertensivos, los ataques de estenocardia, extrasístoles y la taquicardia paroxística, e incrementando la capacidad funcional del miocardio.
  • y otros componentes péptidos ejercen una fuerte acción antiarrítmica y presentan cualidades cardioestimulantes.

4. Cardiotónica

  • En investigaciones realizadas, inyectando 0.2 mg de Cardiopep en la circulación coronaria (corazones aislados, con perfusión de Langendorff), arritmias intrínseca, produjeron el 50% de incremento en el ritmo cardíaco y el 150% de incremento en la fuerza de contracción, sin cambios en la resistencia vascular coronaria.
  • Esa misma dosis de Cardiopep, estudiadas produjeron un incremento en el ritmo cardíaco, en el flujo sanguíneo aórtico y en la fuerza del ventrículo derecho; todo ello, sin cambios significativos en la presión arterial, presión venosa central y actividad cortical.
  • Cardiopep posee una marcada actividad beta-adrenérgica-símil y el aumento en el ritmo y en fuerza cardíacos no está relacionado ni con vasoconstricción ni con vasodilatación.
  • El investigador ruso I.F. Kononenko (1987), dice que ejerce una acción positiva en las funciones del sistema cardiovascular, restaurando el ritmo cardíaco, disminuyendo los paroxismos hipertensivos, e incrementa la capacidad funcional del miocardio".Se ha demostrado la actividad cardioprotectora del veneno de abejas y actividad como antioxidante a nivel cardíaco.

5. Vasomotora

  • Ejerce una actividad notable en los capilares dérmicos, la reacción vasomotoray es el resultado de la acción de los componentes biológicamente activos contenidos en , o de la acción que ejercen sobre las paredes de los vasos las sustancias eliminadas de los tejidos bajo la influencia del veneno, como por ejemplo, ".
  • B.N, Orlov (1978), sostiene que en dosis terapéuticas, el veneno de abejas mejora el proceso de microcirculaciónen general.

6. Hipotensora

  • El veneno de abejas ocasiona hipotensión y dilata los vasos cerebrales".
  • Las fracciones como: , 2 y determinan la disminución de la tensión arterial.

7. Fibrinolítica

  • Después de analizar la acción del veneno de abejas en la coagulación de la sangre, S. M. Omarov (1976) concluye: «evidentemente resulta posible hacer uso de las propiedades del veneno de abejas y de para intensificar la actividad fibrinolítica de la sangre, con vistas a eliminar los estados pretrombóticos y para tratar a los enfermos de arterosclerosís y trombosis.

8. Antiagregante plaquetario

  • La apitoxina detiene el proceso de aglutinación de las plaquetas sanguíneas. La información provista por el microscopio electrónico confirma la acción del veneno de abejas contra la aglutinación» (Omarov, S.M., 1978).

9. Eritropoyética

  • Orlov y colaboradores, dicen que el veneno, intensifica de modo significativo la eritropoyesis.

10. Inmunoactivante

  • B. N. Orlov (1978) sostiene que el veneno de abejas es un activo agente inmunológico.
  • Orlov y colaboradores (1987), dicen que el veneno de abejas, movilizan las fuerzas de defensa del organismo e intensificaba de modo significativo la eritropoyesis.

11. Radioprotectora

  • La histamina del veneno de abejas actúa como protector de las radiaciones.
  • Shipman y Colé, en 1967, estudiaron la acción radioprotectora de y de las Procaminas A y B, e informaron un incremento en la resistencia de ratones a los rayos X.
  • Colé y Shipman (1970) demostraron que ratas inyectadas con Fosfolipasa A del veneno de abejas habían obtenido radioprotección.

12. Antibiótica

  • Derevici y Dima en 1969 demostraron la acción inhibitoria de sobre el desarrollo de bacterias y hongos.
  • Artemov, N. y Nestarova M. (1967), comprobaron la acción antimicótica de en medios nutritivos inseminados y cultivados.
  • Tatú. E., en 1987, efectuó numerosas experimentaciones con veneno de abejas y llegó a las siguientes conclusiones:
  • "Fuerte acción bactericida sobre Staphylococcus aureus, Streptococcus pyogenes y S. fecalis”.
  • "Acción bactericida sobre Diplococcus pneumoniae, Escherichia coli, Salmonella typhi, Klebsiella pneumoniae, Haemophylus influenzae, Pseudomonas aeruginosa y Neisseria catarrhalis”.
  • "Efecto fungicida sobre Cándida albicans”.

13. Antiviral

  • H.A. Drayton, en 1961, determinó la inactivación del virus de Rous por A2.
  • También Anderson y Ada (1960) demostraron que el virus de la encefalitis de Murray es inactivado por la Fosfolipasa A.
  • Se sabe por otra parte que A2 cataliza la hidrólisis de los lípidos que contienen los virus, inactivándolos.

14. Antitumoral

  • Su acción involucra a por lo menos tres fracciones del veneno de abejas: Fosfolipasa A2 (PLA2), Fosfolipasa B (PLB) o Lisofosfolipasa y Melitina; y a un subproducto de la acción de A2 sobre las membranas celulares, (Lisolecitina).
  • A2 y actúan sinérgicamente, y su acción está en relación directamente proporcional a la cantidad de Melitina presente en el medio.
  • Tanto A2 como actúan sobre la bicapa fosfolipídica de las células, generando en esa acción Lisofosfatidilcolina (Lisolecitina) -de potente actividad sobre las membranas de las células tumorales- y ácidos grasos.

CORRIENTES SOBRE LA UTILIZACIÓN DE LA APITOXINA

Hay dos corrientes en la utilización de la apitoxina, los que prefieren la picadura clásica de las abejas y los que prefieren los inyectables. Los que prefieren la picadura, argumentan que los inyectables no contienen todos los principios activos, ya que al momento de cosechar el veneno pierde un 70% del agua y conjuntamente con ellos algunas propiedades importantes. Los que prefieren los inyectables, argumentan que la picadura es muy dolorosa y por eso es rechazada por los pacientes, en cambio los inyéctales no tienen este problema, porque disminuyen sensiblemente el dolor y las inflamaciones propias de las picaduras. Los que prefieren la picadura directa de la abeja,  pueden utilizar el método de la apipuntura, que consiste en aplicar con el mismo aguijón hasta 7 micropicaduras en los puntos de acupuntura o en las zonas de dolor, eliminado el miedo o el estrés que produce el dolor de la picadura directa. Así el veneno de la abeja se transforma en un tónico general, que aumenta la energía del sujeto que se somete a picaduras de forma controlada y voluntaria.

Hay otras formas de aplicación de la apitoxina:

  • La fonoforesis, mediante el ultrasonido.
  • Ionización.
  • Frotación mecánica.
  • Inhalación.
  • Sublingual (bajo la lengua)

ALERGIA A LA APITOXINA

Un 0.4-2% de las personas sufren una elevada sensibilidad al veneno de los himenópteros, incluida la apitoxina, una sola aplicación podrían desarrollar un shock anafiláctico, que puede poner en riesgo la vida del paciente, si no es tratado a tiempo con un antídoto. Por ello, antes de iniciar un tratamiento, el paciente debe someterse a un Test de tolerancia, especialmente con aquellas personas que nunca han sido picadas por una abeja.

Para conocerse si un paciente tiene alergia a la apitoxina, se debe realizar un examen de inmunoglobulinas previo al tratamiento en un Laboratorio, la prueba se llama IgE específica al veneno. Sin embargo de esto en la consulta se debe hacer dos pruebas más para conocer la hipersensibilidad del paciente, el primer día aplicar intradermicamente 0.1 ml de apitoxina en el anterbrazo, el segundo día aplicar la misma dosis en la región lumbar. Si al cabo de esto no se detecta alergia, iniciar el tratamiento en las 24 horas siguientes.

Los primeros 20 minutos después de una picadura o la aplicación de la apitoxina son críticos

Cuando se ha comprobado que el paciente no es alérgico, iniciaremos el tratamiento con apitoxina, la terapia es segura, efectiva y cuesta poco.

Los síntomas normales que aparecen durante las primeras aplicaciones son: eritema y edema en la zona tratada, que desaparece en 30 minutos o más. Cada persona reacciona diferente, algunos pueden desarrollar un edema secundario más extenso unas horas después, acompañado de eritema y prurito, el cual puede ser máximo a las 8 o 24 hrs. y desaparecer 3 días después.

BENEFICIOS DE LA APITOXINA

Retarda el envejecimiento, devuelve la vitalidad física y mental mediante un alto poder antioxidante. Fortalece el corazón y mantiene la circulación en actividad.
Mejora la poderosa relación mente-cuerpo por incidencia de la mente en nuestra salud.

CONTRAINDICACIONES
Está absolutamente contraindicado aplicar la apitoxina en los siguientes casos:

  • Hipersensibilidad (alergia al veneno).
  • Diabetes insulino dependiente.
  • Enfermedades cardíacas congénitas.
  • Alta presión sanguínea (estados avanzados).
  • Ateroesclerosis avanzada.
  • Personas que usan drogas (beta – bloqueadores), la epinefrina no podría ser efectiva en casos de reacción anafiláctica.
  • Tuberculosis.
  • Albuminuria.
  • Enfermedades psíquicas.
  • Desordenes mentales o emocionales (irritabilidad, depresión, ansiedad).
  • Enfermedades del hígado (hepatitis).
  • Enfermedades de la próstata.
  • Insuficiencia de las glándulas suprarrenales.
  • Nefritis.
  • Riñones policísticos.
  • Enfermedades venéreas (sífilis, gonorrea, etc.).
  • Anemia.
  • Úlcera gástrica y duodenal con tendencia a hemorragias.
  • Neoplasias (tumores malignos).
  • Durante el período menstrual.
  • Embarazo (primeros meses).
  • Cardiopatías: afecciones cardiovascular crónica, aneurisma de la aorta, angina de pecho, miocarditis.
  • Insuficiencia cardiaca de segundo y tercer grados.
  • Tampoco se aplicará el tratamiento en pacientes con: Temperatura elevada, Astenia por insomnio, Insuficiencia cardiorrenal.
  • Hipertrofia de la próstata.
  • Hepatitis y glaucoma.
  • Pacientes muy viejos y débiles.

 Bibliografía.

  • Dr. Stefan Stangaciu: Presidente de la Sociedad de Apiterapia de Alemania.
  • Profesor Néstor Uturbey: Apitoxina del Veneno de Abejas a la Apitoxina de Uso Médico
  • Dr. Moisés Asís: Apiterapia 101 para Todos.
  • Dra. Paulina Postschinkova: Apiterapia. La Fuerza Curativa de la Miel.
  • N. P. Ioirish: Propiedades Curativas de la Miel y del Veneno de las Abejas
Diseño y Desarrollo CONLINUX.NET